Canalizar energías para conseguir bienestar físico, mental y emocional: ¿Es posible?

Canalizar energías

Todo lo que nos rodea es energía. Somos energía. Transmitimos energía. Y si pensamos en la energía como un río, entonces podemos entender que es posible dirigirla hacia donde queramos. Canalizar energías es exactamente eso. Dirigir la energía vital hacia un determinado lugar, hacia donde necesitamos que esté.

Con ello somos capaces de fluir con mayor facilidad y evitar o eliminar bloqueos en nuestro ser. Canalizar energía es posible y no es algo reservado a unos pocos “elegidos”. No. Todos podemos hacerlo.

Somos energía viviente y cuando nos damos cuenta de que estamos vivos, eso nos empieza a penetrar, a atravesar. Y al canalizar la energía vital podemos influir de manera positiva en nuestra mente y en nuestro cuerpo.

Esto se puede lograr de diversas maneras. Más adelante te voy a contar la más sencilla y, quizás, la más efectiva.

Pero primero… ¿Qué es la energía vital?

Mujer rodeada de energía vital

La ciencia moderna ha sido capaz de demostrar lo que la sabiduría ancestral sabía desde hace tiempo: todo es energía en diferentes estados, energía que vibra en frecuencias determinadas.

Aunque no podamos verlo, todos tenemos un sistema energético. Al igual que tenemos un sistema nervioso, endocrino, circulatorio, etc.

Todos los procesos vitales que se llevan a cabo en nuestro organismo son regulados por un flujo de energía vital. La cual fluye a través de distintos canales energéticos, y que permite que nuestros órganos y sistemas funcionen de manera correcta y eficientemente.

Cuando tenemos un bloqueo energético este proceso natural, se dificulta.

Cuando hablamos de canalizar energías podemos fundamentar la idea en dos principios básicos:

  1. Todo organismo viviente es capaz de captar y emitir una energía que le es propia.
  2. Esta energía puede servir para desarrollarnos y crecer o para debilitarnos e incluso destruirnos.

Entonces… ¿Qué significa canalizar energías?

Manos canalizando energía vitalLa mayoría de nosotros nos hemos sentido, al menos, en algún momento puntual bloqueados, desconectados, como si cargáramos una pesada mochila.

Al canalizar energías somos capaces de obtener la energía que necesitamos y de llevarla justo al lugar exacto donde la necesitamos, y así aliviar estos bloqueos o esta desconexión.

Para ello debemos abrir un canal de energía mediante el cual podamos recibir esa energía que estamos necesitando.

Esto además nos ayuda a ver con más claridad algunas cosas esenciales para nuestro desarrollo y bienestar como el sentido de nuestra vida o la misión que tenemos en ella.

Por eso me gusta pensar que es tanto un proceso de sanación como de autoconocimiento, es conectarte con vos mismo… darte cuenta de que estás vivo, con todo lo que eso significa.

Al canalizar energía podemos reconocer el lugar en nuestra vida donde hay alguna deficiencia o donde estamos teniendo algún bloqueo. Éste puede ser en alguna relación, en el amor, en la familia, en lo económico, etc.

El punto fundamental acá, es que, si no somos conscientes del bloqueo, no podemos solucionarlo, no podemos dirigir nuestra energía vital a ese lugar. Por ello el primer paso para canalizar energía es tanto ser conscientes de ella como del problema o bloqueo que nos aqueja.

Para conseguirlo es importante alejar el miedo y la preocupación, y tener confianza y seguridad de que la energía que nos llegue nos ayudará a armonizar y estar mejor.

¿Cómo podés vos mismo o misma canalizar energías?

Para canalizar la energía vital existen diversas formas. E incluso es algo que muchas veces solemos hacer de manera inconsciente diariamente. Pero el reto es comenzar a ser conscientes y que nos beneficiemos de ello.

Como dije antes, todos nosotros somos energía. Y el primer paso es ser consciente de esta verdad. Y si bien es algo que no lo podemos ver a simple vista, eso no significa que no exista.

La mejor y única manera de conseguir esto es trabajar con nuestra energía vital con constancia y regularidad. Para ello una de las mejores herramientas, y que además es accesible para cualquiera, es la meditación.

Meditación

Persona meditando con el sol detrásLa meditación es la herramienta por excelencia de cualquier campo espiritual. Es un medio sencillo y eficaz para regenerar nuestra energía y que fluya por todo nuestro ser.

Al meditar silenciamos nuestra mente, y eso ayuda a que seamos más receptivos. Es un estado propicio para conectar con nuestro ser y con nuestra energía vital.

Al meditar debemos centrarnos en nuestra energía vital y canalizarla hacia donde deseemos, visualizando que fluye por todo nuestro cuerpo.

Esto solo por simple que parezca, si lo hacemos con constancia y regularidad, será muy bueno para nuestro cuerpo y nuestra mente. Nos ayudará mucho más de lo que uno podría imaginarse antes de ponerlo en práctica.

Un tip a tener en cuenta: Elegí el espacio adecuado

Cuando te dispongás a canalizar energías, a meditar, que encontrés un espacio adecuado es muy importante.

Un lugar ordenado, limpio, tranquilo, sereno y libre de todo lo que pueda generar distracción, es favorable para que la energía fluya más fácilmente y de la manera correcta. Y tu mente pueda enfocarse y concentrarse adecuadamente.

También podés colocar y utilizar objetos y elementos que te aporten energía positiva como cuarzos, piedras, sahumerios, velas y música.

Unas palabras finales…

Cuando hablamos de canalizar energías, deberíamos adoptar la actitud de que estamos jugando con nuestra energía para que fluya a través de nuestro cuerpo y nos limpie y sane. Me gusta decir que es como intentar tocarnos el alma para que se active. Para ser conscientes de que estamos vivos.

Y al darnos cuenta de que estamos vivos, la magia sucede. Empezamos a ser responsables de lo que nos pasa y a actuar desde un lugar diferente… y, por ende, a hacer cosas diferentes. Y de esta manera es inevitable que las cosas cambien.

Todos somos capaces de canalizar energías y conectar con nuestra energía vital. Solo necesitamos ser constantes, prepararnos y practicar para que esto suceda.

En este sentido es importante centrarnos en lo que de verdad nos hace bien, en aquello que nos brinda armonía y alegría. No olvidemos que estamos jugando, dejándonos fluir…

Espero que te haya gustado esta lectura. Si querés contarme algo o tenés alguna pregunta, me encantaría leerte en los comentarios 😉

 

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!
A %d blogueros les gusta esto: